miércoles, 27 de noviembre de 2019

PARA SER UN BUEN CONGRESISTA

TODO LO QUE DEBEN SABER
LOS CANDIDATOS AL CONGRESO DE LA REPÚBLICA
UNA PROPUESTA PARA UNA MODIFICACIÓN RADICAL DE LA CONSTITUCIÓN Y LA POLÍTICA NACIONAL
Marino Llanos Villajuán. Lima: EFA, 2019, 210 pp.


“Frente al gobierno corrupto e incapaz en todos los niveles: central, regional y local, periodo tras periodo, cada vez peor; frente a un Congreso de la República cada vez más corrupto, inútil y vergonzoso; y frente a un pueblo pasivo, cautivo e impotente, convocado por los políticos solo para las elecciones, luego, darles la espalda, maltratarlo y olvidarlo: 
Escribo este libro, primero, para hacer un diagnóstico, una denuncia y una crítica radical a la corrupción y la delincuencia que cunde en todo el país; segundo, para hacer una propuesta de modificación de la Constitución y un cambio radical del Congreso de la República estableciendo reglas claras y precisas para que no entre cualquiera, sin ninguna profesión, sin ningún conocimiento especializado en asuntos del Gobierno y del Estado y, personas sin integridad moral”.

Marino Llanos Villajuán es Doctor en Filosofía y Abogado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, profesor en pre grado y posgrado. Tiene a su cargo el dictado de los cursos: Seminario de Ideología, Lineamientos de Política Científica y Tecnológica, Lógica Matemática, Lógica Jurídica, Epistemología, Metodología de la Investigación Científica, etc. Ha publicado los libros: Lógica jurídica (2003) y Epistemología de las ciencias sociales (2011), aparte de diversos artículos especializados.

domingo, 12 de mayo de 2019

HACIA LOS FUNDAMENTOS ÉTICO-ANTROPOLÓGICOS Y METAFÍSICOS DE LA CATÁSTROFE MEDIO-AMBIENTAL


Obdulio Italo Banda Marroquín. Lima: EFA, 2019.

PRÓLOGO


     En la década de los años ’70, el estado peruano en aplicación del PLAN REHATIC dispuso el drenaje de todos los humedales costeros, para convertirlos en tierras de cultivo. Procedió al drenaje de cinco mil hectáreas de los humedales de Pucchún, admirable eco-sistema, destruyó los bosques ribereños del valle de Camaná, y cometió otras increíbles atrocidades. Yo levanté mi voz tratando de impedir la consumación de esta barbarie. Las instituciones estatales y toda la sociedad civil guardaron un despectivo silencio ante mi voz solitaria, mostrando su complacencia ante este dantesco ecocidio. Me espantó la complacencia del campesino, jubiloso por ver los humedales convertidos en “terrenos productivos”. Mayor fue mi decepción cuando me enteré que esta monstruosa atrocidad que yo creía única, era la norma del género humano a través del espacio y de su luctuosa trayectoria en el planeta. Sobrevino mi angustia y mi impotencia al saber que cada día que pasa la voracidad humana sigue devastando más áreas naturales y extinguiendo especies, ante la indiferencia y el silencio cómplice.
    
     Peor aun: el protagonista de esta barbarie no es alguien extraño a nuestro hogar planetario, no es un invasor extra-galáctico usurpador de nuestro hogar planetario: es su propio morador: el hombre. El protagonista de esta barbarie no es un oligofrénico; es un ente racional, privilegiado entre los vivientes, con sensibilidad axiológica para discernir entre lo bueno y lo malo, para internalizar imperativos morales; sí: él: el hijo más racional de la madre naturaleza.

     Es constitutivamente racional, sí. Pero qué hay de esa racionalidad: la misma racionalidad que condujo al magdaleniense a diezmar las manadas de caballos salvajes, es la que hoy protagonizó el drenaje de los humedales de Pucchún y la que además, produce transgénicos. Es la misma racionalidad que se expresa en Auschwitz, en Putis, en Cayara, en Nanking, la misma racionalidad que siempre humanizó su entorno con un saldo brutal de devastación y dolor.

     Creo que quedan aún espíritus sensibles a la barbarie de la destrucción de la naturaleza, que desborda toda moral y todo calificativo imaginable, barbarie efectuada por un ser que supuestamente se encuentra en la cúspide de la evolución biológica, y que supuestamente es muy superior a la naturaleza. Creo que lo que más nos debe espantar es, el antropocentrismo del hombre, expresado en el silencio indiferente de autoridades y espíritus pensantes. Estamos en el núcleo de un holocausto, de un carnaval dantesco, en el que el hombre, más bestializado y envilecido que nunca, mide el mundo por sus intereses mezquinos.

    Nuestra sensibilidad y axiológica estimativa ante este carnaval de pasiones, nos obliga a asumir una posición ante él: de qué lado estamos; qué DEBEMOS hacer; mas el asumir una posición, nos plantea la exigencia racional de indagar por las raíces últimas del problema; ¿cuál es el perfil antropológico del protagonista de esta barbarie?; ¿cuál es la explicación última de esta orgía devastadora?; cuál es la causa última de este dantesco carnaval hedónico del humano? Hacia ello conducen las presentes reflexiones.

    La presente es la parte preliminar de mi estudio. No discuto con otros autores coetáneos, porque quiero que previamente me lean, para entonces discutir con su juicio acerca de mis planteamientos. Sé que se me reprochará el no discutir con otros autores; no está mal discutir con ellos. No obstante, ante esas discusiones académicas y teóricas –que lo haré a futuro–, yo prefiero que la confrontación sea antes, de mis tesis con los hechos: yo prefiero que sea el lector quien efectúe la contrastación de la tesis y las propuestas del presente ensayo, con la lógica y con los hechos.

   Mis ideas no están dirigidas a los academicistas ni a los hermenéuticos: más bien representan un SOS dirigido a los hombres y mujeres de acción; a los espíritus sensibles ante la barbarie, pero que además, amen nuestro hogar planetario, y sean conscientes de nuestra grave responsabilidad moral en la hora presente. La historia humana está saturada de escritos, discursos y promesas, pero nada ni nadie detiene este frenético carnaval de devastación brutal. Al hombre no se le conoce por lo que dice o escribe, sino por lo que hace o deja de hacer en la prueba de la vida. Soy directo porque no hay tiempo que perder; la barbarie amenaza con hundirlo todo; cada día que pasa se “humanizan” más áreas naturales, y se extingue alguna especie. Quiero ser leído solamente por hombres y mujeres sensibles que amen nuestro planeta y sobre todo, consecuentes con sus ideas y comprometidos en la lucha.

     Es mi indignación e impotencia frente a la imposición de la barbarie irracional, y del consumismo brutal, indiferente y cómplice, pero es también un imperativo moral lo que me llevó a escribir estas líneas. Estoy indignado, pero mi indignación se mide por mi afecto y respeto hacia mi hogar planetario.

     Una de las satisfacciones que me reporta la presente investigación, es que constituye mi pensamiento y mi sentir auténticos: no es de corte hermenéutico: ni mis ideas ni mi sentir se los debo a ningún autor. La otra satisfacción consiste en que mi investigación me permite comprender en su intimidad más radical y brutal, el fundamento más profundo del daño moral deshumanizante y repudiable que deja la presencia del hombre en el Universo. Mi investigación le quita la máscara, y lo muestra en su brutal indigencia moral como lo que es: la bestia pensante.

     Mi lenguaje es directo, pero con él no pretendo ni herir susceptibilidades ni acusar: pretendo explicar. Pretendo descubrir las causas de la barbarie, y para ello, he de hurgar con objetividad en el interior del protagonista en este escenario de muerte: que nos muestre su cruda intimidad en su consistencia ontológica. Soy directo porque la hora presente ya no nos da tiempo para andarnos con ejercicios de gimnasia mental y cortesías eufemísticas: hemos de enfrentarnos con la naturaleza humana en toda su indigencia existencial, en toda su brutal y lacerante miseria moral. En el presente estudio no pretendo ofender, calificar ni censurar la conducta humana. Busco la verdad. Por lo tanto, me esfuerzo por mostrar con objetividad lo que hallo –o creo hallar– en la realidad factual que me ocupa.

    Estimado lector: si usted considera que mis calificativos no los merece, es porque no los merece. De ser así, no se haga problemas: si no los merece, es porque usted es una de esas personas excepcionales que honran la condición humana: sensible ante el dolor ajeno, sensible ante la maldad, respetuoso, desprendido, tierno para con el humilde, fraterno con la vida universal, desprejuiciado, o por lo menos, no es usted del tropel de las gentes que con su comportamiento egoísta, soberbio e insolente hasta hoy siguen marcando el paso de la trayectoria humana en el planeta. Entonces no se haga problemas; el caso no es con usted.

    Mi estilo es claro y natural, por una razón: es un mensaje de acción: no pretendo dirigirme al hombre academicista, ontológicamente unidimensionado y mutilado, abocado a las elucubraciones o a la hermenéutica de otros autores, insensible ante la problemática ambiental: por el contrario, mi diálogo es exclusivamente con el humano que siente –o es capaz de sentir– como yo, la herida sangrante de presenciar la devastación carnavalesca de nuestro medio ambiente, nuestra querida y hermosa madre-tierra, convertida en una piñata de la grosera voracidad humana, y responde a la impotencia de no ser ni siquiera escuchado por el tropel arrollador del carnaval humano. Tan sólo para él escribo, tan sólo con él quiero dialogar, porque sólo él puede llevar sus convicciones a la acción en la difícil hora del presente. Ese aliado, él sí, dolido e ignorado, necesita que se le hable claro y directamente.

     Porque soy uno con la vida, soy la vida palpitante del Cosmos; porque amo y respeto la pureza infinita del Cosmos, porque amo y respeto el prodigio de la vida, porque amo y respeto este hermoso y único hogar planetario, una roca errante, solitaria y frágil suspendida en la oscuridad de la infinitud, porque quisiera hacer mío el encanto de su tierna soledad, por todo esto, quiero que mi voz sea una plegaria. Si la sociedad civil siempre la humilló con su silencio, ansío que germine antes del final, ansío que ella contribuya a hacer renacer la vida por sobre la muerte, la vida por sobre el dolor. Aun sueño con un mundo colorido y auroral que emerja de la oscuridad de la muerte, un nuevo tipo de hombres y mujeres de ternura universalista, empáticos, sensibles y fraternos, sin heridas ni resentimientos, y que no tengan que odiar para abrazar sin barreras el renacer de la vida.


ÍNDICE


Prólogo...……………………………………………………    7

1. LA RELACIÓN HOMBRE-NATURALEZA EN EL CONTEXTO SOCIAL……  13
    1.1  La humanización de la naturaleza…………………...  15
    1.2  La ubicación evolutiva del depredador humano.……  20
    1.3  El pretendido derecho y el deber…………………...   27
    1.4  La dimensión social del depredador humano………   40

2. EL ESPÍRITU HUMANO Y SU EGOÍSMO…………..    53
    2.1  La problemática ambiental es la problemática del espíritu humano…    55
    2.2  El  Sinchi amachaq irracional y la convergencia egocéntrica…….    62
    2.3  El egoísmo en la línea evolutiva…………………...    87
    2.4  Irracionalidad y egoísmo…………………………..   110
    2.5  El genuino respeto es inconciliable con la
mezquindad....................………………………….   124
    2.6  El egoísmo bajo el influjo social….……………….   129

3. EL POBLADOR DE LAS JUNGLAS…………………  151
    3.1  La violencia egocéntrica potencial y la fragilidad en
el poblador nativo ancestral de las junglas………...  153
    3.2  Posibilidad y realidad……………………………....  172
    3.3  La contingencia del comportamiento ecológico.......  176
    3.4  Lo determinante: la carga instintiva de auto
conservación… 182
    3.5  La espiritualidad “vital” del respeto por la jungla.… 188
    3.6  El carácter episódico de la convivencia fraterna.…..  198
    3.7  La alternancia de fraternidad y agresividad………..  210

4. LA EDUCACIÓN Y LA CONDICIÓN ESPIRITUAL DEL HOMBRE……   215
    4.1  El mito de la educación……………………………   217
    4.2  El individuo………………………………………..   224
    4.3  La preponderancia biótica en la sociedad racional...  228
    4.4  La pretendida superioridad del hombre……………  243
    4.5  La auto-destrucción del ἄνθρωπος…………………  250
    4.6  El hombre, inserto en la contradicción liquidadora..  263
    4.7  La espiritualización del hombre……………………  269
    4.8  Apéndice: otras exégesis de la problemática moral..  287

Conclusiones………………………………………………. 316

Referencias………………………………………………… 318



martes, 19 de febrero de 2019

EXAMEN ONTOLÓGICO-CATEGORIAL DEL CONSTRUCTO SUSTANCIA-ACCIDENTES

por Obdulio Italo Banda Marroquín. Lima: EFA, 2019.



PRÓLOGO

     La metafísica aristotélico-tomista reconoce la estructura sustancia-accidentes solamente en el ente natural: no en los entes no-naturales tales como los “artefactos” producidos por el hombre, los entes matemáticos y las estructuras lógicas. Yo me pregunté: esta relación entre soporte y sustentado, ¿por qué no hacerla extensiva a toda la realidad entitativa? ¿Qué es aquello que limita a la tradición aristotélico-tomista para no hacerla extensiva dicha relación más allá de la οὐσία natural? ¿Tal vez dicha relación no es privativa de la φύσις sino que es general en todo objectum que se ofrece ante la mente humana? Este interrogante como posibilidad fue la guía principal que me obligó a analizar el status ontológico y las condiciones de la validez del constructo sustancia-accidentes planteado por la metafísica.
    
     Yo me encontraba indagando el status ontológico del εἶδος; pero el dicho εἶδος planteado por la metafísica, es un constructo cuyos constituyentes son las notas que a su vez, son cualidades o dimensiones del ente esenciado. Para resolver el problema del status del εἶδος tenía que proceder analíticamente: esto es, tenía que resolver el status de sus constituyentes cuales son, supuestamente, las cualidades o “notas-de”.
    
     Mas estas “notas-de”, tienen un carácter referencial hacia algo. Es más: una misma cualidad la hallamos constituyendo diversos είδε. Pero es más: ese mismo referente puede asumir una función poiótica. Y de otra parte, cada una de las “notas-de” a su vez es esenciable por otras “notas-de”. Entonces, me sobrecogieron algunos interrogantes: ¿“notas-de” qué?¸ ¿cuál es el ente o dimensión a lo cual están referidas dichas “notas-de”?
Dada la versatilidad funcional, ¿se legitiman las “notas-de” y la realidad esenciada, como objetivas ante la mente racional?
    
     Es más: el constructo coherencial de notas llamado “esencia”, por su condición estructural, debe suponer una homogeneidad constitutiva, esto es, que sean todas ontológicamente compatibles entre sí en el ente, y supuestamente, las cualidades son elementos de un constructo coherencial. No obstante, las cualidades de la entidad esenciada no siempre coexisten en concomitancia de clausura entitativa (por ejemplo, el hecho de que esta gema sea deseada por los joyeros).
    
     Además: en la propuesta estructura coherencial de notas debe existir una relación de correspondencia referencial asimétrica entre las notas-de, y aquello de lo cual son “notas-de”, relación asimétrica que vincula a la individualidad y la pluralidad. Sin embargo, en la entidad (sea real o ideal), no se hecha de ver la postulada asimetría referencial: existen asimetrías, por ejemplo, entre un gran centro gravitacional y los cuerpos hacia él traídos, mas la correspondencia no es referencial.
    
     Mis precedentes observaciones no hallaron respuestas satisfactorias; y así, me hicieron dudar de la supuesta objetividad de las cualidades.

     De otra parte: estas notas, puesto que son “de”, su razón de ser ha de estar constituida por aquello de lo cual son “de”; entonces, aquello mismo, ¿no será su soporte? De ser así, estas “notas-de”, ¿no serían accidentes? Pero existiendo versatilidad funcional entre las notas-de o accidentes, y aquello de lo cual son “notas-de”, ¿es objetivo y absoluto el constructo de inhesión? Todas estas dudas me exigían respuestas, y por ello, fueron aquello que promovió el desarrollo del presente trabajo.

     Está presente en el humano, una aspiración a aprehender el “más allá” oculto en la realidad entitativa, aspiración a formar síntesis generalizadoras de amplios sectores de la realidad entitativa. En tal empresa, es la intuición el baluarte que nos permite ver el más allá de la realidad sensible, del aquí y del ahora, y aun más allá de toda individualidad y de toda particularidad entitativa, remontándonos desde lo concretum hacia los principios, entidades y dimensiones supra-sensibles.
    
     Esta empresa supone, a la vez que un esfuerzo analítico, un proceso de abstracción que discriminando entre lo individual y lo general, nos permita asociar a las entidades y las dimensiones entitativas en conjuntos mayores asociados por principios o categorías ontológicas, o bien, que nos permita interpretar lo existente como manifestación de alguno o algunos principios absolutos portadores del ser por antonomasia.
    
     Dado el carácter holístico de esta empresa, y dada la inmensa diversificación cualitativa del mundo, dicha empresa requiere de un enorme esfuerzo de síntesis. En dicho esfuerzo se conjugan la explicación y la interpretación. La hipótesis, alentada por la intuición, se contrasta con los hechos, pero indirectamente a través del rigor racional y del rigor conceptual. La intuición nos provee el impulso; pero una vez situados en la cima del logro hemos de virar nuestra mirada para evaluar la legitimidad del camino recorrido: tenemos que echar un vistazo a la realidad referenciada, para ver si está o no debidamente representada por nuestra síntesis lograda.
    
     Es entonces cuando se pone a prueba nuestra honestidad, buscando el contra-ejemplo: allí se pone a prueba nuestra autenticidad y nuestro respeto por la verdad. Y es cierto: se puede sentir adhesión axiológica por una vida abnegada, por una vida altruista, pero también se puede sentir adhesión axiológica por la verdad. El esfuerzo heurístico es el precio que uno debe pagar para sentirse honesto y a la vez, auténtico. Renunciar a un logro acariciado, reeditar el sendero recorrido una y otra vez, es el precio que se paga por experimentar la satisfacción de hallar la verdad trascendente.
    
     Mi enfoque es de corte ontológico. Existe una metafísica de corte especulativo: es aquella basada en artículos de fe no verificables, derivada en recetas prácticas no verificadas. Por ejemplo, el planteamiento de que una afirmación verbal pensada y dicha con sentimiento, puede crear un arquetipo y producir un efecto que se cumple. No opto en el presente estudio, por el “suicidio filosófico” que planteaba Albert Camus. No opto por aquella metafísica del misterio cuyo misterio sólo puede ser abordado supuestamente por el misterio del misticismo. Sus supuestos son pseudo-hipótesis no solamente inverificables sino que sus términos, por no ser definidos, son inescrutables (por ejemplo, el “misterio del ser”, o lo metaproblemático). Las pseudo-proposiciones metafísicas sólo sirven, como decía Rudolf Carnap, “para la expresión de una actitud emotiva ante la vida”; (“La superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje”.  Ayer, A. J., 1986, p. 86). Al igual que el mito, la metafísica se explica por la necesidad que siente el ser humano de expresar su actitud emotiva ante la vida. “El metafísico cree moverse en el terreno de lo verdadero y lo falso cuando en realidad no ha afirmado nada, sino solamente expresado algo, como un artista”. El metafísico, en sustitución de su capacidad para articular mitos, manifiesta su inclinación a interrelacionar categorías supremas e hipóstasis; es un amante de articular mitos, pero con la inclinación a valerse de elevadas abstracciones. La metafísica constituye así, un reemplazo abstracto y no-literario del mito.
    
     La postura que en el presente estudio pretendo asumir es, una que tiene que ver con la metafísica como objectum, pero que en sí no es metafísica sino más bien, de análisis ontológico: he de trascender la patencia de la entidad pero no hacia su exterioridad sino hacia su interioridad en búsqueda de la especie ultra-sensible. Con esto no estoy queriendo decir que renuncio a emplear categorías más allá de lo experimentable: sólo he de cuidarme de emplear categorías inescrutables, esto es, no-definidas o hipostasiadas.
      
     Mi objetivo nunca fue el efectuar la hermenéutica de alguna tesis ajena, hacer un estudio de corte historiográfico, ni reflexionar en torno al planteamiento de algún pensador: mi objetivo siempre ha sido temático: dilucidar cuál es el verdadero status ontológico del constructo sustancia-accidentes. Menciono algunos autores porque me veo en la necesidad formal de discutir con ellos, pero no porque el propósito de mi investigación sea reflexionar en torno a ellos.
     
     Más que como expositor agente ante el lector, necesito constituirme ante él como un interlocutor dialogante: quiero exponerle mi preocupación, pero igualmente quiero escucharlo. Eso significa entablar con él un diálogo vivo, palpitante de interés, pero también, horizontal. Quiero tener ante mí, más que a un lector receptivo, un interlocutor desapasionado pero crítico.
    
     Mas para lograrlo, dicho interlocutor no puede constituirse como tal si no vive ni comparte mi inquietud heurística. Pero cómo puede vivirla si no me dejo entender, empleando un lenguaje esotérico. Esta mi expectativa explica mi opción por la claridad de mi verbo y el estilo empleado en el presente trabajo. Considero que la ejemplificación es un importante recurso heurístico aliado de la hermenéutica de los textos de contenido abstracto. Hago uso de dicho recurso, aun al precio de trivializar mi estilo, porque lo que me interesa es el contacto directo con el referente de mi lógos respetando siempre la adecuación de ése a su referente, a fin de que mi interlocutor comprenda mi mensaje. Multitud de discusiones hermenéuticas infructuosas se hubiera ahorrado el género humano, si los pensadores se hubieran tomado el trabajo de definir sus términos empleados y ejemplificar, en lugar de utilizar un verbo esotérico.


ÍNDICE


Prólogo  . . . 7

1.  LA REALIDAD EXTRA-MENTAL . . . 13

1.1     La existencia de la realidad extra-mental . . . 15
1.2     La diversidad del medio . . . 28

2.  LA SUSTANCIA, LOS ACCIDENTES Y EL
     PODER JUDICATIVO DE LA MENTE . . . 41

2.1.   La dialéctica del cambio y de la estabilidad . . .  43
2.2    La incompatibilidad que entraña el concepto de “sustancia” y la incoherencia entre “soporte de los cambios” y “soporte de sus cualidades” . . . 45
2.3    La sustancia es creada por la mente, al comparar a la entidad con los predicables . . . 53
2.4       Cuál sea la sustancia, eso depende del marco de talificación diseñado por la mente . . . 57
2.5       La perspectiva mecanicista de la metafísica tradicional . . . 61
2.6       La insuficiente fundamentación ontológica para el supuesto accidente extra-mental . . . 64 
2.7     La imposibilidad ontológica de un soporte a-poiótico   70
2.8   El supuesto “apoyo en el ser ajeno”, deslegitima la hipótesis de la estructura sustancia-accidentes . . . 72
2.9      El accidente no lo es por naturaleza, sino por el papel que le asigna la función atributiva en una relación por ella diseñada . . . 79

3.  EL ENFOQUE SEMÁNTICO . . . 83
3.1   La hipótesis que postula la relación sustancia-accidentes, es semánticamente heterogénea . . . 85
3.2    La incoherencia semántica entre ser soporte y “estar en” . . .88
3.3    La inconmensurabilidad entre soporte de los cambios y soporte de accidentes . . .90
3.4   La relación sustancia-accidentes, por su semántica, no es necesario  restringirla a tan sólo las entidades reales . . . 92
3.5    La vacuidad formalista de la “inhesión” . . . 94 
                       
4.     EL CONSTRUCTO . . . 99
4.1    La aplicación entitativa ontológicamente restringida, de la estructura sustancia-accidentes . . . 101
4.2     El supuesto apoyo asimétrico . . . 102
4.3     La relatividad heterónoma del soporte de los cambios  . . .106
4.4     La especie no puede ser ni accidente ni sustancia . . .110
4.5     La talificación y la relativización intelectivas . . . 113
4.6     La relación sustancia-accidentes es formal y diseñada por la mente . . . 120
    
 5.    LA INHESIÓN LÓGICA . . .129
5.1         La región fáctica extra-mental y la inhesión lógica ... 131
5.2         La génesis del constructo sustancia-accidentes . . . 136
5.3         Judicar es talificar . . .  139
5.4         La función judicativa de la mente . . . 146

6.    LAS TALIFICANTES “CUALIDADES-DE” . . . 155
6.1         La realidad extra-mental carece de “cualidades-de” ... 157
6.2         Las “cualidades” de son lógicas . . . 170
6.3         Nuestra mente estatuye relaciones . . . 173
6.4     La reducción de lo no-poiótico a poiótico, supone una adjetivación . . . 177
6.5         La heterogeneidad de las “notas-de” . . . 183
6.6     Ni los eventos reales ni los rasgos comunes de los entes ideales, son cualidades. . .187

Referencias . . . 191

jueves, 7 de febrero de 2019

Creyentes, no creyentes y el curso de religión en el Perú

Por Manuel Abraham Paz y Miño
Lima: EFA, 2019, 2da. edición , 458 pp.


COMENTARIOS SOBRE LA PRIMERA EDICIÓN
“He leído con atención el libro Creyentes, no creyentes y el curso de religión en el Perú, cuyo autor es el Mag. Manuel Abraham Paz y Miño, y considero que esta obra es de máxima importancia para la educación porque incentiva el pensamiento crítico, condición para crear y pensar por uno mismo. Su actualidad es evidente dado los acontecimientos dramáticos que vive actualmente el mundo debido al fanatismo religioso”.
Carlos Barriga Hernández, Doctor en Educación y Profesor Principal, Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM)

“En el Perú, la religión ha jugado un papel sumamente importante y lo sigue haciendo, como muy bien nos lo recuerda el autor del libro, Manuel Paz y Miño. Sin embargo, salvo el Anuario de ciencias de la religión de Dorothea Ortmann, no existen mayores publicaciones sobre el tema.  Existe, pues, un gran vacío.  Es en este contexto que aparece el libro del profesor Paz y Miño, el mismo que consideramos como un aporte valioso para quienes se interesan por el tema”.
Carlos Alvarado de Piérola, Doctor en Filosofía y Profesor Principal, UNMSM

“En esta obra, Manuel Paz y Miño expone sistemáticamente de una manera muy bien detallada y documentada el estado de la religiosidad y arreligiosidad en el Perú. Se trata de una obra muy bien lograda, que toda persona culta, seria y conscientemente creyente o no creyente debería leer, y sacar su propia conclusión, para luego seguir con su creencia o no creencia, pero con más fundamento”.
Marino Llanos Villajuán, Doctor en Filosofía, Abogado y Profesor Principal, UNMSM


“Ésta es una obra sumamente importante para todos los que valoran la libertad religiosa en el Perú. El autor detalla la historia de cómo la Iglesia católica, en particular, llegó a dominar la sociedad y el estado peruanos. El libro propone alternativas en el sistema de educación que eliminen la discriminación contra los creyentes en otras religiones y también contra los que no son creyentes en ninguna. El autor debe ser felicitado por escribir una obra clara y bien argumentada”.
Héctor Ávalos, PhD en Estudios Religiosos, Universidad  de Harvard, y Profesor de Estudios Religiosos, Universidad Estatal de Iowa

CONTENIDO

Prólogo a la segunda edición...11
Introducción...13
Simbolos religiosos y arreligiosos (Portada)...19

Capítulo 1: Los creyentes en el Perú...21
La religión antes de la llegada de los españoles...21
La conquista española y la implantación del catolicismo...24
La extirpación de idolatrías....32
El Tribunal del Santo Oficio o de la Inquisición española...35
La defensa de los amerindios...37
El catolicismo en el Perú contemporáneo...39
I. Leyes y Estado pro católicos e inicio del laicismo...39
Las constituciones peruanas y la religión...42
II. Privilegios que la Iglesia católica recibe del Estado peruano....44
Los recientes gobiernos y la religión católica...47
Acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú
y decreto ley N.º 23211 que lo aprueba ...49
Modifican las referencias establecidas para fijar los montos de las asignaciones de personal eclesiástico y civil al servicio de la Iglesia ...54
Subvenciones a la Iglesia e instituciones católicas: años 2007, 2010, 2013, 2017 y 2018...56
Ley que declara al Señor de los Milagros como Patrono del Perú...63
Ordenanza Nº 455-MDJM (Municipalidad Distrital de Jesús María)....64
Ordenanza Nº 440-2016-MSI (Municipalidad Distrital de San Isidro)...65
III. El Tribunal Constitucional y la Relación Estado-Iglesia...66
IV. El catolicismo realmente existente ...68
Número de fieles: por tradición o por convicción...68
Fiestas tradicionales y cultos populares...78
Santos y beatos...81
Teólogos, educadores y activistas sociales...84
Prelatura y grupos de laicos consagrados...88
Instituciones filantrópicas...90
Medios de comunicación masivos...92
Denuncias contra el clero y líderes laicos....93
El caso del Sodalicio de Vida Cristiana...99
La visita del papa Francisco al Perú....103
Libertad de religión y creencia: los evangélicos y los nuevos creyentes
(religiones no católicas y no cristianas)...105
Los cristianos evangélicos o protestantes..107
Teólogos evangélicos...121
Políticos evangélicos...121
Medios de comunicación evangélicos...122
Instituciones filantrópicas evangélicas....123
Denuncias contra pastores evangélicos...124
Los cristianos ortodoxos...128
Los otros cristianos: Los «heterodoxos»....128
Los creyentes no cristianos...135
Pararreligiones...150
Religiones peruanas...158
Religiones paródicas peruanas...162
Leyes en favor de los creyentes no católicos...164 .
Ley de Libertad Religiosa...164
Reglamento de la Ley Nº 29635, Ley de Libertad Religiosa...172
Ley del Día Nacional de las Iglesias Cristianas Evangélicas en El Perú...182
Proyecto de ley aprobado que extiende la exoneración del pago de impuesto a la renta hasta el 31 de diciembre del 2020....183

Capítulo 2: Los críticos de la Iglesia y los no creyentes en el Perú...184
Libertad de pensamiento, crítica y no creencia en la religión...184
Primeros cuestionadores de la religión e incrédulos...185
El APRA y la religión...204
El marxismo peruano y la religión...207
Libertarios ateos: liberales y anarquistas...211
Incrédulos y/o cuestionadores de la religión del siglo xx...212
Literatura crítica de la religión 218
Otras artes irreverentes...230
Grupos de no creyentes y laicistas 212
Denuncias contra no creyentes y/o laicistas...243
Laicismo o secularismo en el Perú contemporáneo: Separación Estado-Iglesia 243

Capítulo 3: Los centros educativos en el Perú 254
Fundación de escuelas primarias y secundarias 255
Escuelas públicas: ¿confesionales o laicas? 255
Escuelas fundadas por iniciativa privada confesional católica 263
Escuelas privadas confesionales no católicas 266
Escuelas privadas laicas 270
Fundación de universidades 273
Antes universidades católicas, ahora laicas 273
Universidades católicas 276
Universidades cristianas no católicas 279
Universidades laicas 280
Fundación de institutos tecnológicos y pedagógicos 282
Institutos católicos 282
Institutos y escuelas superiores cristianos no católicos 284
Institutos y escuelas superiores estatales 286
Institutos y escuelas superiores laicos privados 287

Capítulo 4: El Estado peruano y la educación religiosa 288
Discriminación religiosa en las escuelas primarias y secundarias públicas 288
Testimonios de no católicos y el curso de religión 297
Discriminación religiosa en los centros de enseñanza
superior públicos 302
Solución a la discriminación religiosa en la educación
pública peruana . 304
I. Cambios jurídico-políticos 304
II. Cambios curriculares 310
Propuesta de un curso de ética para la vida 317
Programa general del curso de ética para la vida 320
Contenido para el nivel primario 320
Contenido para el nivel secundario...321
Propuesta de un curso de historia de las religiones o religiones
comparadas...322
Programa general de un curso de religiones comparadas...323
Contenidos de cursos de religión católica y cursos de religión alternativos...325
Cursos escolares de religión católica...325
Cursos alternativos de religión...336

Conclusiones ...352
La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1945 y la discriminación religiosa...355
La Constitución Política Peruana de 1993 y la discriminación religiosa.....355

Apéndices     356
Apéndice I: Glosario...356
Apéndice II: Sobre los derechos y deberes de los irreligiosos:
 El derecho de reunión de los no creyentes....360
Ser ateo no es suficiente..370
La responsabilidad social de los no creyentes...372
Derechos ateos....374
Apéndice III: Encuesta anónima de religión y resultados de la encuesta
entre alumnos del 5to. año de secundaria de lima y provincias...377
Fuentes documentales...394
Páginas web institucionales o personales...447

lunes, 31 de diciembre de 2018

Hacia los fundamentos de la felicidad y la plenitud humanas


Obdulio Italo Banda Marroquín. 2018, Lima: EFA, pp. 206



PRÓLOGO
El ser humano rehúye de los estímulos aversivos y en cambio, se siente atraído por los estímulos agradables; esto es una conducta refleja adaptativa heredada de los estadios precedentes de la línea evolutiva. Esta conducta refleja adaptativa se materializa en nuestra especie en un deber-ser axiológico, consistente en que el hombre debe de buscar lo bueno y rechazar lo malo. Dicho deber-ser axiológico compromete la capacidad de elección del hombre por una conducta axiológicamente "buena"; plantea el problema de qué significa el status de "bueno", si es realmente preferible "lo bueno", y de ser el caso, por qué; también el problema de los alcances de dicha conducta "buena": si dicha conducta debe ser buena sólo para él como individuo o además, para su entorno. Las respuestas ante estos interrogantes demandan alguna fundamentación racional y racionalmente aceptable. Esta inquietud motiva el presente estudio.
Las presentes reflexiones nacieron en el núcleo de un escenario convivencial evolutivamente inmaduro, que expuso ante mi vida la faceta más decepcionante y degradante de la condición humana. Confundí e identifiqué el deber-ser ideal y desencarnado, con el ser de la vida humana, idealizando la condición humana; pero el ser de la vida humana me estalló en mi rostro, y muy fuerte.
He procurado que mi irreconciliabilidad entre mi deber-ser y el ser de la vida humana no interfiera en la objetividad que este estudio merece, pero considero que un estudio de la condición humana no puede dejar de tomar como premisa la realidad humana en toda su indigencia existencial, no la que está en los libros, sino la dolorosa que nos estalla en el rostro. La consistencia ontológica de lo humano marca nuestro ser con toda su brutal crudeza en el escenario de la vida; pero en lugar de huir del horror, hemos de aproximarnos a la miseria constitutiva por vía reflexiva, porque el dolor está en la alteridad de la vida, y allí también el anhelo salvífico y la negación del mal. Hemos de aproximarnos, porque la limitación evolutiva del humano está asociada a su tendencia a trascender el presente; en consecuencia, el hombre debe ser visto no sólo en sus limitaciones sino además, en aquél su irrefrenable anhelo de trascendencia en el escenario que yo denomino "el drama existencial". A ello responde la presente elucubración.
En cuanto a la metodología, he empleado el método analítico para analizar el armazón conceptual y tratar de aclarar su semántica. Me he servido además del método fenomenológico, el cual me ha obligado a respetar la objetividad de la esencialidad del fenómeno estudiado, impidiendo que su análisis se vea perturbado por convicciones o contenidos ideológicos personales. Otro método de investigación utilizado es, el método dialéctico, que me permite: analizar la condición humana en situaciones concretas de lugar y tiempo, visualizarla como un proceso, y explicarla por sus contradicciones internas. He empleado además el método hermenéutico, toda vez que he tratado de interpretar el sentido de La existencia humana dentro de su entorno.
Mi intención es la evaluación de mis planteamientos, y para esto, ellos conllevan una proyección dialógica. Pero no se puede producir el diálogo si no me dejo entender. Esto explica mi esfuerzo por emplear un lenguaje directo, sencillo y claro. Mis reflexiones en este ensayo no conllevan la aspiración de ser definitivas; las someto a la evaluación de los espíritus pensantes, evaluación que ojalá me ayude a comprender en su dialéctica, la contradictoriedad de la razón humana, capaz del horror pero también, capaz de las acciones más ennoblecedoras de la condición humana.

ÍNDICE

Prólogo ................................................................................5
1. La felicidad .........................................................................9
1.1 ¿Qué es la felicidad? .........................................................11
1.2 La felicidad según el comunitarismo ................................11
1.3 Subjetividad de la felicidad ..............................................18
1.4 La relatividad de la felicidad ............................................21
1.5 La felicidad como ôÝëïò supremo ...................................25
1.6 Mi felicidad no depende de mi correcta moral .................30
1.7 El papel del amor en la felicidad ......................................32
1.8 Repercusión del medio social sobre el modelo de
felicidad ...........................................................................34
2. La plenitud humana .........................................................37
2.1 Planteamientos acerca de lo que es la plenitud
humana y su fundamento ................................................39
2.2 Mi propuesta sobre el ser de la plenitud ........................143
2.2.1  El vicio del propósito hipostasiado ...............................143
2.2.2  El vicio de considerar la naturaleza humana en
  abstracto .........................................................................144
2.2.3  La contemplación academicista, la praxis liberadora
  y el voluntarismo ...........................................................151
2.2.4   La plenitud es indisociable del deber-ser .....................153
2.2.5   El deber-ser de asumir un partido .................................156
2.2.6   El egoísmo irracional.....................................................162
2.2.7   Cuál debe ser el perfil del hombre ................................169
2.2.8    Respeto y sensibilidad ..................................................172
2.2.9   La concientización y el   åèïò   liberador .......................180
2.2.10 La identificación de plenitud y felicidad .......................191
   Referencias ....................................................................200

martes, 26 de septiembre de 2017

DEBATES SOBRE TEMAS ACTUALES DEL PERÚ Y EL MUNDO

Jueves 12 de octubre, de 7 a 9.30 pm
¿QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES DE LA CRISIS DE VENEZUELA?
Con Máximo Grillo Anunnziata (Médico, UNMSM) y Rodolfo Ochoa Abreu (Educador, Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Venezuela).
La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior


Jueves 19 de octubre, de 7 a 9.30 pm
¿CUÁL ES EL PAPEL DE LA MUJER EN LA SOCIEDAD PERUANA ACTUAL?
Con Patricia Vega-Centeno (Licenciada en Arqueología, Universidad de San Antonio de Abad del Cusco, y egresada de la Maestría en Estudios Andinos, PUCP) y Doris Torres Olivero (con estudios en Trabajo social, UNMSM, y Ciencias de la comunicación, UPSMP, Lima- Perú).
La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
Jueves 26 de octubre, de 7 a 9.30 pm
¿CUÁL ES EL LEGADO DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE?
Con Edinson Ramos Flores (Educador y Docente, Universidad de Ciencias y Humanidades), y Augusto Ruiz Zevallos (Historiador y Docente, Universidad Nacional Federico Villarreal). 
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, traje e interior

Jueves 2 de noviembre, de 7 a 9.30 pm
¿CÓMO SOLUCIONAR EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN PERUANA? 
Con Jhon Ochoa (Docente, Escuelas Libres), Juan Rivera Palomino (Docente cesante, Facultad de Letras, UNMSM), y Alfredo Rodríguez Torres (Docente, Facultad de Educación, UNMSM).
La imagen puede contener: 1 persona, de pie e interior

Lugar: Auditorio de la Facultad de Educación de la UNMSM, CIUDAD UNIVERSITARIA, cuadra 53 de la Av. Colonial, Lima

ENTRADA LIBRE

Auspicia:
FACULTAD DE EDUCACIÓN
UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

Coorganizan:


ACADEMIA PERUANA DE FILOSOFIA Y CIENCIA (APERFIL)